ws Blue Crystal 2560x1600

ASAMBLEA PARTIDOEn Primera Fila

Por: Luis Ángel Cabañas

Con una pésima imagen como gobernante surgido de la coalición PAN-PRD, Carlos Joaquín enfrenta negros nubarrones con miras a las elecciones de junio próximo, cuando se renovarán las curules de la XV Legislatura del Congreso, en un panorama similar al de hace unos meses, cuando la oposición arrolló a “sus” candidatos.

En efecto, los recientes índices de popularidad del ex priísta lo colocan por los suelos, conforme a las últimas encuestas, aunque mentes obtusas, por cierto, muy bien pagadas, se empeñan en señalar exactamente lo contrario respecto a quien se paseaba tranquilamente por Europa mientras el mundo se le venía encima.

Casualmente, no pocos ironizaban que el mandatario se “preocupara” en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) 2018 por promover la actividad, cuando la inseguridad deja cada vez más que desear en los polos de desarrollo turístico de Quintana Roo, principalmente en Cancún, donde las ejecuciones y “narco-mantas” están a la orden del día.

Para variar, parte de la culpa de esa innegable inseguridad recae en su secretario estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra, y otra parte en el “ahijado” de éste último como titular del ramo en Cancún, Jesús Alberto Pérez Abarca, quienes no le han buscado ni pies ni cabeza a esa bomba que les explota en las manos.

Lo cierto es que ese misterioso afán de Carlos Joaquín por poner las manos al fuego por ambos también ha sido factor determinante para esa merma tan considerable de popularidad que, en los hechos, muy seguramente se lo demostrarán los quintanarroenses como el año anterior, con la única manera posible: En las urnas.

Previsor de lo inevitable, sobre todo cuando su aliado blanquiazul se desmoronó principalmente en el Congreso del Estado, con un cuestionado coordinador Eduardo Martínez Arcila -“desapareció” más de 100 millones de pesos en “ayuda social” que hasta hoy se niega a explicar-, el gobernador creó un indeseable, pero, al final de cuentas, “refugio” político, desde el 2017.

En efecto, nos referimos al Partido Confianza por Quintana Roo, que encabezan dos incondicionales suyos, Alfredo Caamal Huchin y Miguel Ramón Martín Azueta, ex delegado de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y ex Jefe del Despacho del Gobernador -derrotado por la diputación en las elecciones de julio pasado en el Distrito 1-, respectivamente.

El tema de cada uno de ellos, por cierto, consejeros políticos vitalicios de ese partido, es bastante amplio, en el caso del primero tras ser acusado en 2007 de hostigamiento sexual por 8 empleadas de la CDI, irónicamente 4 de ellas de origen maya, por lo que a mediados de 2011 se le impuso una multa histórica ¡de 45 mil pesos!.

Para su buena ¿fortuna?, un Juez de Distrito lo encontró culpable del delito de hostigamiento sexual, y no por acoso sexual, que el que se le demandó, aunque Caamal Huchin apeló la resolución ante el Tribunal Unitario de Cancún y el 25 de julio de ese año éste lo sentenció por hostigamiento. La especialista en defensa de género, Gabriela Rojo, dijo que se valoraría demandar por la vía civil.

Por cierto, el líder de Confianza por Quintana Roo fungió como director de Seguimiento y Evaluación de la Comuna con el también ex priísta Carlos Mario Villanueva Tenorio, pese a que contaba con una inhabilitación de dos años por parte de la Secretaría de la Función Pública -de julio de 2010 a julio de 2013- por violación a la ley de normatividad presupuestal, por la que le impusieron una sanción por 280 mil pesos.

El acusado “reapareció” el 15 agosto de 2017, cuando gente no identificada con las fuerzas políticas y que votaron por Carlos Joaquín González se unieron para formar su propio partido, impulsados por la Organización Sustentabilidad Social y Trabajo Comunitario AC, que pretendía convertir al partido en primera fuerza política originaria del Estado.

Muy probablemente financiado por Carlos Joaquín, el proyecto reunió a gente que votó por la alianza PAN-PRD en las elecciones de gobernador, pero que no comulgaba con los ideales de ninguno de éstos, como el propio Caamal Huchin, quien renunció al PRI en 2016 para sumarse a la campaña Carlos Joaquín.

Además, es presidente de esa Organización que, según él, carecía de “padrino” político que lo esté apoyara para constituirse en partido, por lo que, supuestamente, el gobernador no tenía nada que ver con este proyecto, sino la ciudadanía que la aceptó y confiaba en su propuesta, con sede provisional en Felipe Carrillo Puerto.

Finalmente, ante el descontento de nueve partidos registrados en Quintana Roo, surgió Confianza por Quintana Roo, con Caamal Huchin como líder vitalicio, y en mayo de 2018 obtuvo su registro ante el Instituto Electoral de Quintana (IEQROO), tras cumplir las disposiciones de ley, como celebrar 15 asambleas distritales y afiliar al menos 2 mil 826 ciudadanos.

En noviembre de 2018 también reapareció Miguel Ramón como consejero político vitalicio, mientras que se nombró presidente estatal del partido a Roger Cáceres Pascacio, “casualmente” candidato suplente en 2017 a la presidencia municipal de Tulum por la coalición PAN-PRD, y Bárbara Ruiz Velázquez quedó como secretaria.

Caamal Huchin no descartaba la afiliación de Carlos Joaquín, aunque se dijo respetuoso del Ejecutivo, e informó que elegirá a sus candidatos por los 15 distritos electorales por vía directa, sin la intervención de la militancia, aunque el 24 de enero declaró que también sería por voto libre y secreto de su militancia.

Ahora bien, acusaciones contra Miguel Ramón se han publicado en numerosas ocasiones, principalmente cuando fungió como alcalde de Solidaridad, aunque ahora resulta que su vástago, Jorge Miguel Martín Álvarez, quien fuera regidor del mismo municipio, rindió protesta como presidente del comité municipal de Confianza por Quintana Roo en Isla Mujeres, con María del Carmen Velázquez Nájera como secretaria.

El caso no tendría nada en particular si no fuera porque en septiembre de 2010 fue detenido por la Policía Federal tras ser denunciado por privación ilegal de la libertad, y puesto a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Estado, aunque dos horas después fue sospechosamente liberado sin ningún cargo ni fianza, en una muestra de prepotencia e impunidad, según refirió Noticaribe en ese entonces.

Con estos antecedentes, Confianza por Quintana Roo inicia su primera aventura política, con el principal objetivo de dar refugio a la denostada imagen de Carlos Joaquín y apoyar a los colaboradores de éste que, dígase lo que se diga, refleja una mayor impopularidad ciudadana de las que tenían en sus primeros tres años de gobierno los propios Félix González y Roberto Borge ¡ver para creer!

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en nuestras redes sociales:
Facebook: DiarioNoticias_MX
Twitter: @dnnoticiasmx
Youtube: DiarioNoticias

Escribir un comentario

  • Memes tomados de la red